4 consejos para crear espacios de juego para los más pequeños

Es muy importante que los niños tengan un espacio donde jugar y ser creativos. Te dejamos algunas ideas sobre ello.

En este artículo te dejamos algunos consejos e ideas para crear espacios de juego para niños. Tenemos que procurar que sean divertidos y dinámicos, sin dejar de ser prácticos y funcionales. 

Además, podemos crear una zona de juego incluso si no hay una habitación libre para ello. Podemos aprovechar el espacio libre que quede en el dormitorio infantil, dejando algo de separación con la zona de la cama y armario.

Estos espacios no solo son importantes para jugar, sino que juegan un importante papel en el desarrollo de la creatividad de los más pequeños.

Tenemos que conseguir que sea su propio lugar, un lugar que puedan cuidar. A continuación, te dejamos 4 consejos para que  tengas en cuenta a la hora de crear espacios de juego infantiles.

Procura que esté alejado de las zonas de trabajo y descanso

La ubicación es muy importante: es un sitio en el que van a pasar muchas horas. Además, es normal que hagan bastante ruido, así que debemos intentar que esta habitación no esté cerca de los dormitorios o de zonas de trabajo como los despachos.

Como ya hemos dicho, si no hay más habitaciones en casa, puedes crear espacios de juego dentro de los propios dormitorios infantiles. Solo es necesaria una buena distribución y bastante espacio de almacenamiento, de lo que vamos a hablarte en uno de los siguientes apartados.

Intenta crear espacios de juego multifunción

Los niños son muy originales y nosotros debemos fomentar en la medida de lo posible su creatividad. Por eso, debemos procurar que haya un espacio para cada actividad.

Por ejemplo, un rincón de lectura, otro para manualidades imitando los Art Zone de los adultos (la arteterapia cada vez está más de moda), otro para usar juegos de mesa, otro para los juegos de construcción, etc.

Hay tiendas que presentan muchas posibilidades en cuanto a mobiliario infantil, como, por ejemplo, IKEA. Suelen estar hechos con materiales que luego son más fáciles de limpiar y de mantener.

Además, encontramos muebles diferentes para cada rango de edad, aunque también encontramos algunos que se pueden adaptar más o menos para cualquier edad.

Podemos jugar con los distintos muebles para separar la habitación en distintos ambientes, para realizar en cada uno una actividad diferente. También podemos usar para ello complementos como, por ejemplo, las alfombras.

Es importante el espacio de almacenamiento

Aunque esto es siempre fundamental, en el caso de espacios infantiles, aún más. Los niños pueden acumular muchísimos juguetes; además, algunos de ellos ocupan bastante espacio. Las cocinitas o las mesas de herramientas son ejemplos de juguetes que ocupan bastante. Como no es algo que podamos guardar y montar cada día, es mejor encontrar un lugar fijo para ellos. Así, no estorbarán.

Para los juguetes más pequeños, lo mejor son los muebles modulares y cajas de plástico, con o sin ruedas. Puedes apilarlas en función de tamaños y colores.

También es importante que haya al menos una estantería donde guardar todos los libros. Cerca podemos colocar algún asiento cómodo y bien iluminado, para crear un rincón de lectura perfecto.

Rincón de lectura.

En cuanto a las mesas, podemos optar por las bajitas, como esas de IKEA de colores que tienen unos pequeños taburetes a juego. Si los niños son algo mayores, los escritorios son muy buena opción. Además de las manualidades, también pueden aprovechar para hacer los deberes en él. En estos casos, los que tienen una cajonera debajo o uno o dos estantes en uno de los extremos, bajo el tablero.

Da importancia a suelos y paredes

En los primeros años, los niños pasarán bastante tiempo en el suelo, por lo que debemos procurar que estén algo acolchados, para que no pasen frío ni se hagan daño.

Podemos colocar una moqueta o alfombra por todo el suelo, aunque probablemente se ensucien rápidamente. Para que no se vean tanto las manchas, puedes escoger una alfombra con dibujos. Un ejemplo son las que imitan las carreteras de una ciudad. Los niños podrán jugar con sus cochecitos sobre ella.

Si los niños son muy pequeños, las típicas alfombras con letras y números son una excelente opción. Además de ser blanditas, ayudarán a los niños a aprender las letras y los números.

En cuanto a las paredes, podemos aprovecharlas y colocar superficie de pizarra sobre una de ellas. Otra opción es un moodboard, donde los niños puedan colocar fotografías, recortes, fragmentos… de aquello que más le guste. O si no, reserva una pared entera para hacer un mural gigante, con motivos infantiles.

Mural para pared del salón en forma de árbol.
Mural árbol / pinterest.es

Como has podido ver, lo único que hay que tener en cuenta para crear espacios de juego es el espacio disponible. Debemos adaptarnos a ello para que el espacio no quede muy cargado, si no, no podrán jugar de manera cómoda.

Categorías: De PasoDormitorio Etiquetas:
Te puede gustar